domingo, 4 de febrero de 2024

PRESENTADA LA RECREACIÓN DE LA BATALLA DE BAILÉN 2024 EN LA ASAMBLEA DE LA ANE

 Ayer sábado, 3 de febrero, Nieves Rusillo, nuestra presidenta, estuvo representando a la Asociación en la Asamblea anual de la ANE, que se celebró en el incomparable marco del Museo del Ejército de Toledo. Durante la Asamblea fue presentada la Recreación de la Batalla de Bailén 2024 por parte del Concejal de Turismo Juan Jesús Padilla y los miembros de las distintas asociaciones presentes en la reunión.










domingo, 21 de enero de 2024

21 DE ENERO DE 1810. EL REY JOSÉ I ENTRA EN BAILÉN

Había transcurrido año y medio desde que en Bailén  las águilas imperiales al  mando del General Dupont habían sido derrotadas en campo andaluz. El domingo 21 de Enero de 1810 hacia el mediodía, las tropas francesas vuelven a entrar en Bailén. Entre los días 4 y 10 de enero de 1810 se movilizan más de sesenta mil soldados que pertenecen a los Cuerpos I, IV y V y a una División de Reserva de la Armée Imperiale d`Espagñe. El I Cuerpo de ejército se reúne en la Mancha, son cerca de 23.000 hombres al mando del Mariscal Víctor. El IV ejército al mando del General Sebastiani con sus 9.000 hombres se desplaza desde Ocaña y en Tomelloso se le unen los dragones del General Milhaud que procedía de Aragón. El V Cuerpo de ejército al mando del Mariscal Mortier con sus 16.000 soldados se reúne en Consuegra y Madridejos e inicia la marcha. La división de Reserva con 9.000 hombres sale desde Madrid con el General Dessolle al mando. Junto a esta división marcha la Guardia Real, que presta servicio de escolta al Rey. También adscritos a esta división de Reserva están los efectivos de dos unidades españolas afrancesadas, los Regimientos de Infantería nº 1 y 2 llamados posteriormente de Madrid y Toledo. Todo está preparado, la maquinaría militar francesa se pone en marcha bajo el mando  unificado del Mariscal Soult.

 El rey José I parte del Palacio Real el lunes 8 de Enero de 1810 a primera hora de la mañana para cubrir la primera etapa de su viaje. Junto a él viajan edecanes, servidumbre de palacio, bastantes funcionarios de alto rango, algunos ministros y varios consejeros de estado. El rey, después de informar a su hermano Napoleón de su salida a través de una carta, toma el antiguo camino real de Andalucía por la Puerta de Toledo. La numerosa comitiva llega sin detenerse hasta Toledo.  Al día siguiente José I pernocta en Madridejos. El  11 de enero enlaza con el I Cuerpo Imperial que estaba acantonado en Almagro. El Rey y su séquito permanecen en esta ciudad manchega hasta el 18 de Enero por la mañana. Una vez que el I Cuerpo ocupa el ala derecha, el IV la izquierda y el V Cuerpo y la División de Reserva marchan por el centro, el rey sale de Almagro para establecerse en Santa Cruz de Mudela sólo con la Guardia Real. Todo está dispuesto para entrar en Andalucía.

Los españoles desde principios del mes de enero se habían concentrado en reforzar los pasos de la sierra, así lo anuncia para generar tranquilidad la prensa patriótica: “los puntos de la sierra se están fortificando para hacerlos inaccesibles a los enemigos,” publicaba el Diario de Granada del jueves 11 de enero. Pero la realidad era otra muy distinta, pues realmente lo realizado en la sierra sólo habían sido “algunas minas y cortaduras” que habrían de servir de poco, ya que además la Junta Suprema Central tan sólo disponía del mal llamado “Ejército del Centro” que después de la derrota de Ocaña se había quedado reducido a unos 30.000 hombres, encuadrados en seis divisiones al mando del Teniente General Juan Carlos de Areizaga con una misión bastante difícil de cumplir, la de atender a la defensa de una línea de más de veinte leguas de longitud- unos 100 km aproximadamente-.

Conscientes de su debilidad, las autoridades españolas procuran aumentar las defensas de Sierra Morena con un llamamiento desesperado, sobre todo a la provincia de Jaén, a los escopeteros del reino giennense que se reúnen en La Carolina con la denominación de “Tiradores de Sierra Morena”. El primer combate entre españoles y franceses se produce en la noche del 14 de enero. Se trata solo de una escaramuza, aún en La Mancha, entre fuerzas de la 2ª División del brigadier Vigodet y una avanzada del IV Cuerpo Imperial. Varios días después y una vez que los franceses disponen de las noticias que les confirman la debilidad de las posiciones españolas es cuando se produce el avance definitivo. El sábado veinte de Enero, muy de mañana José Napoleón I parte de Santa Cruz de Mudela. Un par de horas antes el Mariscal Soult da las órdenes oportunas para que las unidades imperiales avancen de manera sincronizada a lo largo de toda la línea. Su marcha es imparable y pronto queda de manifiesto que la resistencia española se esfuma como la niebla cuando calienta el sol en una mañana de invierno. La travesía de Sierra Morena significó un paseo militar para las unidades francesas que, aunque conocían la debilidad de las tropas españolas, esperaban una mayor resistencia.

A la caída de la tarde la comitiva de José Napoleón I llega a La Carolina y el panorama que encuentra es bastante desalentador. Gran parte del pueblo se halla desierto, pues el vecindario ha huido y por todas partes se puede observar los signos del saqueo al que había sido sometido el pueblo por la soldadesca incontrolada. El rey puede contemplar como parte del pueblo se consume presa de un importante incendio que se había originado de una manera intencionada en un almacén de aguardiente. De no haber sido por la intervención directa del propio rey las llamas no habrían sido sofocadas. Fuentes francesas responsabilizan de este incendio a los soldados del general Areizaga quienes en su retirada de Sierra Morena habían sido los causantes. Esta afirmación no ha podido ser contrastada documentalmente, por lo que sólo tiene la importancia de un testimonio partidista e interesado.

El rey pasó su primera noche en Andalucía pernoctando en La Carolina, casi con toda seguridad, en el palacio del Superintendente Olavide. Se encuentra a sólo cuatro leguas de Bailén,  su siguiente parada, es un trayecto corto,  pero que está cargado de un intenso simbolismo ya que estos campos que ahora pisa el rey fueron pocos meses atrás escenario de tristes acontecimientos. Apenas había transcurrido año y medio desde aquella derrota que había anunciado a toda Europa que el ejército de Napoleón no era invencible y sus huellas aún dolían en la memoria de quiénes habían sucumbido. 

José Bonaparte a primera hora del domingo 21 se pone en marcha por un camino sin dificultades, pero no disfruta de esa comodidad, pues su mente se siente acosada por los fantasmas de la derrota sufrida por el General Dupont; pues esta derrota le hizo perder su crédito real ya que recién llegado a Madrid el 20 de julio de 1808 tuvo que repasar de nuevo la línea del Ebro ante la amenaza que suponía la victoria española en Bailén. El camino discurre por Guarromán, pueblo al que no entra el séquito real, pasando de largo. Este es un lugar maldito para los franceses porque allí falleció a consecuencia de las heridas recibidas en la acción de Mengíbar, el 16 de julio de 1808, el general de división Gobert cuando, al frente de sus coraceros, recibió un balazo en la cabeza en la refriega del Cerro de la Harina. Retirado del campo de batalla por sus soldados, muere en la casa del párroco  de la Iglesia de Guarromán, quedando sepultado en su cementerio. Después de tantas y tan duras impresiones José Napoleón I llega a Bailén al mediodía del 21 de enero de 1810. Así lo cuenta la Gaceta de Madrid:

“A las 12 del día entró S.M. en este pueblo, del que había salido a la una de la noche el llamado General Areizaga, quien en medio del profundo silencio que había observado, dio muestras claras, igualmente que su plana mayor, de la confusión y desorden en que se hallaban, y que fue causa de que algunos habitantes tímidos se hubiesen ausentado, y entre ellos varios eclesiásticos, que volvieron así que se aseguraron de hallarse su Rey en esta villa. S.M. fue recibido con el mayor entusiasmo por la justicia y habitantes, que le salieron al encuentro, mientras otros abrían las puertas de la iglesia para repicar las campanas en señal de su júbilo.”

No es del todo cierto esto que cuenta la Gaceta de Madrid, pues en los dos pueblos que el Rey José ha pisado, La Carolina y Bailén, se ha encontrado con la misma situación, según constata André Francois Miet, conde de Melito. Vecinos huidos al ver acercarse a las tropas francesas y un rechazo generalizado a la figura real. Para impedir que tales comportamientos trasciendan a otros pueblos, por mandato real, el ministro del Interior, Marqués de Almenara, dirige una circular al recién nombrado Alcalde Mayor de Bailén D. Pedro Arcisclo Choza en la que le expresa:

“El  Rey nuestro Señor ha visto con dolor que algunas familias de este pueblo han abandonado sus hogares por el infundado temor de los supuestos horrores y crueldades con que los enemigos de nuestra patria han atemorizado a sus inocentes habitantes.

(…) El Rey quiere que  vdm. emplee su celo en destruir semejantes absurdos, anunciando a los pueblos de este distrito sus benéficas intenciones, y que exhorte a sus vecinos a permanecer en   sus casas o a restituirse a ellas si las hubiesen abandonado, asegurándoles que todos, sin excepción alguna serán respetados, advirtiéndoles que las justicias, ayuntamientos y administraciones públicas deben adelantarse a recibir a las tropas para tratar con sus jefes del modo menos gravoso de proveerlas, evitando así el desorden de que el soldado busque militarmente su subsistencia”.

Antonio José Carrero - uno de los propietarios que fue nombrado diputado junto a D. Aparicio Soriano, en la nueva corporación municipal que encabezaba D. Pedro Arcisclo Choza, como alcalde Mayor-.  Unos años después, en 1815 y en su obra Baylén: Descripción de la Batalla y auxilios que en ella dieron los vecinos, cuenta como al enterarse de la derrota de Sierra Morena en la noche del 19 al 20 de enero y temiendo que el pueblo fuera incendiado y sus habitantes víctimas de la crueldad que caracteriza a los franceses “Errantes a esas horas de la noche salieron las familias llevando los padres a los inocentes párvulos en los hombros, con los pocos efectos que les era posible conducir, dejando sus casa abandonadas.”

Sigue contando que se dirigieron a “las faldas de Sierra Morena para ocultarse en los montes sin abrigo en la estación más rigurosa de nieves y lluvias”. Las columnas francesas al llegar y encontrar las casas desiertas “principiaban a derribar puertas, saquear casas, incendiar muebles y tomar todo lo que podían cargar”. Como el paso de los enemigos duró días se sucedieron los robos con violencia y las “violaciones a las mujeres a vista de los padres y maridos espectadores de tan tristes escenas”. Nos sigue contando Carrero que los soldados franceses lo escudriñaban todo y llegaron a sacar cadáveres del Panteón con la mayor inhumanidad, sin causarles horror su corrupción. Así hicieron con un cura de la Parroquia que hacía poco que había fallecido, “sin atender al respeto que pudieran infundirles las vestiduras sacerdotales con que se hallaba amortajado.”

Estos datos que Antonio José Carrero aporta, vienen a demostrar bien a las claras que las tropas francesas saquearon la Parroquia de la Encarnación y su camposanto, que entonces se encontraba debajo del atrio, y robando y destrozando enseres y mobiliario y todos aquellos ornamentos que había de valor. También sufrieron el saqueo las ermitas de la Soledad y de Jesús en la Columna. Los destrozos habidos en la Soledad quedan recogidos en el acta del cabildo celebrado el 7 de abril de 1816, en donde dice:

“En la villa de Bailén a siete días del mes de abril de mil ochocientos diez y seis años, estando en las casas del actual mayordomo D. Pedro Canuto Soriano los individuos de que en el día de hoy se compone la hermandad de Nuestra Señora de la Soledad.(...) Atendiendo a que por la entrada de los franceses en el año pasado de 1810 quedaron destrozados los fondos de cera, Gallardete y todo lo demás necesario para las funciones de la hermandad acuerdan se contribuya para los precisos gastos del nuevo gallardete y demás enseres.”

Los destrozos ocasionados en la ermita de Jesús en la Columna fueron recogidos en el acta del Cabildo celebrado el 14 de abril de 1816 en donde se recoge:

“Estando en las casas del Hermano Mayor Mateo Aguilar los hermanos restauradores o nuevos fundadores dijeron que por cuanto a la entrada de los enemigos franceses en el día 20 de enero de 1810 destruyeron y aniquilaron cuantos enseres de cera y demás había en esta hermandad, de suerte que hasta las sagradas efigies las quemaron, profanándolas y causándole las mayores ignonimias. Se han juntado todos los susodichos a restablecer dicha hermandad y hacer costear nuevas efigies a sus expensas”.

En la antigua fortaleza de San Andrés y Santa Gertrudis, nos sigue relatando Antonio José Carrero, “derribaron las puertas, destruyeron el archivo, y las dos escribanías numerarias y de Cabildo, rasgando e inutilizando protocolos de escrituras, libros capitulares... privando al pueblo y a sus habitantes de estos documentos.”En el edificio contiguo a la casa castillo los franceses dispusieron los cuarteles y habitaciones para estar reunidos con los comandantes. Ordenaron que se les preparasen camas, oficinas y muebles y que se amurallase el lugar con parapetos y troneras; siendo todo ello hecho con los jornales que dieron los vecinos que por turnos se citaban y sufragado su costo por el vecindario. El rey José deja Bailén con el alba del 22 de enero dispuesto a continuar su viaje cubriendo una nueva etapa por tierras del Reino de Jaén. Su siguiente parada será Andújar y para evitar allí que el recibimiento sea tan frío como en La Carolina y Bailén se adelantan personas de su séquito como Don Francisco Amorós, para actuar como maestro de ceremonias. El día 25 de enero el rey reemprende la marcha y continúa su lento viaje por el barro de las lluvias de días precedentes, por el camino que conduce a Villa del Río.

 El rey José cuando vuelve a Madrid el 8 de mayo, después de su viaje por Andalucía, viendo el desastre que el pueblo de Bailén había padecido y “aparentando conmiseración” ofreció remunerarlo de los perjuicios que había ocasionado el paso de un ejército “triunfante y numeroso” y que sería tratado con equidad en la distribución de contribuciones. Dicho acuerdo no llegó a cumplirse y cuando una comisión de vecinos se desplazó a Madrid para pedir explicaciones por el incumplimiento, el ministro don Francisco Angulo los recibió y les dijo en tono irónico y burlesco que cómo se habían atrevido a presentarse allí como andaluces y de Bailén. Dicho ministro les echó en cara que “habiendo sembrado abrojos, querían recoger cosecha de rosas”, refiriéndose a que la batalla de Bailén de 1808 había significado “ruina y perdición de España”. Los comisionados contestaron con bastante espíritu a todas estas afirmaciones poco patrióticas del afrancesado ministro, quien no les permitió presentarse ante el rey y tuvieron que volver a Bailén sin haberle podido presentar al monarca incluso sus peticiones.

Bailén después de estos acontecimientos de 1810 siguió bajo dominio de las tropas francesas hasta abril de 1812. Durante estos años, el pueblo se llegó a ver en el mayor desamparo, pues se le exigían pedidos y contribuciones abusivos, además carecían de noticias ciertas de la marcha de los ejércitos y del gobierno provisional legítimo. Uno de los mayores peligros que corrieron los vecinos de Bailén en este periodo fue en febrero de 1810 cuando las tropas francesas ocupan Málaga y ponen en libertad a los soldados franceses prisioneros en la batalla y que se encontraban en depósito en la capital malagueña. Estas tropas llegaron a Bailén y según cuenta Carrero “embravecidos como fieras” entran por las calles insultando a cuantos hallaban. Los oficiales llegaron a casa del Corregidor y conminaron a la municipalidad allí reunida en el desempeño de sus funciones con sables y pistolas, y amenazaron con incendiar el pueblo por la ayuda que en la batalla de 1808 habían procurado a las tropas españolas.

El Corregidor pudo fugarse y dio aviso al Comandante de Plaza suplicándole pasase a evitar el daño. El Comandante francés accedió y estuvo toda la noche patrullando con la tropa por las calles. A pesar de esta vigilancia muchas mujeres fueron maltratadas a empujones y palos y querían arrojarlas al fuego de los muebles de las casas que habían incendiado. Los habitantes de Bailén durante este tiempo tan sólo oían las derrotas de nuestro ejército a manos de los franceses que eran divulgadas por gacetas que a la fuerza se hacían leer. Los vecinos llenos de entusiasmo y con el mayor patriotismo se dedicaban a ayudar a las tropas prisioneras de nuestro ejército que pasaban por el pueblo.  Cuenta Carrero que los eclesiásticos, municipales y personas más visibles preparaban estancias a los oficiales. Otros disponían abundantes ranchos para que comiese la tropa y los de menos posibilidades económicas acarreaban agua y comida. Las mujeres se encargaban de socorrerlos con ropa y los muchachos de pedir por las calles y llevar cuanto recaudaban. Igualmente trataban de liberar a los que podían con riesgo de su propia vida, ocultándolos en sus casas y después los guiaban por los parajes más apropiados para que se incorporaran a los ejércitos.

Los habitantes de Bailén siempre antepusieron al miedo al invasor sus ideas de fidelidad y patriotismo del que ya habían dejado constancia en 1808. Se granjearon el agradecimiento de nuestras tropas, al tiempo que con precaución y cordura, durante los años que duró la dominación francesa, supieron evitar males mayores con las tropas que los oprimían.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

  • Gaceta de Madrid. Viernes 26  de enero de 1810, nº 26, página 105-108.
  • Gaceta de Madrid   Miércoles  31 de enero de 1810, nº 31 página 125
  • DÍAZ TORREJÓN, FRANCISCO LUÍS   José Napoleón I en el sur de España. Un viaje regio por Andalucía (Enero- Mayo de 1810).      

  • Libro de las Constituciones y Cabildos de la Hermandad de Ntro. Padre Jesús en la columna 14 de abril de 1816 y de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, 7 de abril de 1816. Archivo Municipal de Bailén. Cofradías. Legajo 16-2
  • CARRERO, ANTONIO JOSÉ.  Baylén: Descripción de la Batalla y auxilios que en ella dieron los vecinos.






lunes, 15 de enero de 2024

EXCELENTE TRABAJO DE RESTAURACIÓN DE LA ESTATUA DE LA FUENTE DEL PASEO

 

La estatua de la España Victoriosa que preside la fuente del Paseo o Plaza del General Castaños, antiguamente nombrada como la Plazuela del Mesón, es sin duda uno de los símbolos más representativos de nuestra ciudad y recientemente ha sido restaurada. Hoy luce ya todo su esplendor. En 2019 cuando se cumplieron 160 años desde que se colocara, publiqué este trabajo que a continuación reproduzco para recordar cómo llegó a nuestra ciudad.

Los bailenenses desde poco después de la batalla había anhelado un monumento que sirviese para honrar la memoria de todos aquellos héroes que derramaron su sangre en tan glorioso hecho de armas. Así, se pedía en un folleto editado en Málaga en la imprenta de Carreras e hijos y publicado el 14 de julio de 1809. Un monumento, decía el documento, digno de admiración y de respeto de todas las naciones, a los héroes del 19 de julio. Así lo reclama también Don Antonio José Carrero en su obra “Baylén. Descripción de la batalla y auxilio que en ella dieron los vecinos”, que fue publicada en 1815. En 1816, el Cabildo haciéndose eco de la propuesta del señor Carrero y del sentir del vecindario acuerda elevar en el campo de batalla una “pirámide” o monumento que por falta de fondos no llegó a materializarse. Sin desfallecer en el intento, el Cabildo municipal de 1920, presenta un proyecto a las Cortes de la nación para la realización de un monumento a la batalla. Dicho proyecto fue remitido al Gobierno y allí “durmió el sueño de los justos".

 Es en 1850 cuando se pone en marcha una “Comisión de indagación sobre la Campaña de Andalucía y la batalla de Bailén”. La orden fue firmada por la reina Isabel II y como presidente se nombró al General Castaños, quien por su avanzada edad, delegó en su vicepresidente Don Antonio Remón Zarco del Valle, General de Ingenieros, quien se dirige por escrito al alcalde de la ciudad don Federico Arias Pardiñas, ofreciéndose para interceder ante el Gobierno de la Nación en favor de las necesidades que tuviese nuestra ciudad. El alcalde, el 29 de junio de ese año le informa de la necesidad que tenía nuestra villa de un mejor abastecimiento de aguas públicas, así como el interés del vecindario de contar con un monumento que recuerde su célebre batalla.

Días después, el once de julio, el Consejo de Ministros acuerda elevar a la Soberana para su firma un decreto donde se mandaba presentar a las Cortes la propuesta de un monumento y ordenando las obras necesarias para la conducción  de aguas potables a Bailén, costeadas por el Ministerio de Obras Públicas. Dicho proyecto se firma el 19 de julio, aunque las obras de la construcción de la fuente y su abrevadero para caballerías no comenzarían hasta 1852. Se adecúan los terrenos, se realizan sondeos, se excavan pozos y se construyen galerías y demás conducciones, así como el alzado de la fuente y pedestal según el proyecto que dirigen los ingenieros Don Ramón del Pino y Don Antonio Revenga. Las obras concluyen en noviembre del mismo año, según la Memoria presentada por el ingeniero señor Revenga en la revista de Obras Públicas de 1853.

También hubo que modificar la plaza para que se emplazase la fuente. Por este motivo es el propio General Castaños quien envía carta al señor Duque de Osuna, don Mariano Téllez-Girón el 10 de agosto solicitándole deje expedita la plaza para la ejecución de la obra. Se le pedía al señor Duque que cediera parte de la casa que poseía como posada en dicha plaza. En definitiva, debía demoler su porche.

El administrador del Duque en Bailén don Carlos Passuti, el 17 de octubre de 1852, envía cartas al apoderado general de la Casa Ducal, don Pedro Herrero, para que informe al Duque, que se encontraba en su castillo de Beauring (Bélgica). El Duque comisiona a su administrador general para que concertase con el ministro de Fomento don Mariano Miguel de Reynoso los medios de hacer efectivos los deseos del Gobierno. Al final, según el informe de don Antonio Revenga, el Duque accedió y se gastaron en la remodelación de la Plaza 13540 reales por el ensanche que se le dio.

Hasta ahora sólo hemos contado con estudios de la construcción de la fuente, pero no ha habido una información detallada de tan singular estatua, no hemos dispuesto de un compendio divulgador que ayude a que el visitante de nuestra ciudad o el curioso investigador de nuestra historia obtenga una visión completa del significado de la estatua que preside la plaza. Han sido muy interesantes los trabajos sobre la construcción de la fuente y del intento de realizar un monumento que recordarse la singular y heroica gesta de nuestra batalla como el recientemente  publicado en la revista Locvber (vol. I 2017: 97-111) sobre Los monumentos a la Batalla de Bailén en la prensa española en el siglo XIX. Entre lo local y lo nacional escrito por D. Rafael Domínguez Rodríguez o el del anterior cronista D. Juan Soriano El Monumento a la Batalla de Bailén en el programa de Fiestas de 2007 en donde hacen referencia a la Estatua.

En este trabajo, apoyándome en el legajo (2-28-4) que se encuentra en el Archivo- Biblioteca de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con el título: Bailén. Se aprueban las modificaciones propuestas por D. Sabino de Medina para la estatua que debe colocarse en la fuente monumental, intento ofrecer un estudio amplio y completo, hecho con profundo cariño hacia nuestra historia y que sirva para fomentar aún más el conocimiento de ella y evitar confusiones y desconocimiento por parte de muchos bailenenses.

Con fecha 8 de noviembre de 1852 se publica en La Gaceta de Madrid la Real Orden de 27 de octubre para convocar un Certamen público, al objeto de ejecutar la estatua que debe colocarse sobre el pedestal de la fuente que se está construyendo en la ciudad de Baylén. Según la Orden, el monumento debía consistir en colocar una alegoría en un espacio cuadrado de dos pies de lado, que estará a veinte pies de altura sobre el terreno, la cual represente la España victoriosa, señalando en el escudo de armas de Baylén un nuevo blasón, que será un ánfora, indicando el agua que llevó. Se encarga a la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando para que lo elabore. Dicho concurso se dotó con un premio de dos mil reales y la ejecución de la obra. Debía estar terminada en dos meses desde la publicación de la orden. 

Según oficio del 16 de enero de 1853 dirigido al señor vicepresidente de la Academia, el día ocho de ese mes se habían presentado al concurso tres proyectos: España Victoriosa, G.A.1852 y Oportuno auxilio. Los proyectos presentados se pasan a la sección de escultura para que sean examinados. Con esa misma fecha el autor del proyecto “España victoriosa” pasa una memoria de su obra en donde explica: el modo y forma con que ha caracterizado y alegorizado la referida estatua que debe representar a la España Victoriosa. Sigue explicando que la ha puesto bajo el aspecto de una Matrona, de pie, en actitud noble, de aspecto severo y marcial, mostrando en la mano derecha la lanza, en señal de poderío y rodeada ésta, en la parte superior, de un laurel en señal de victoria conquistada por las armas en la memorable batalla de Baylén. Indica que ha suprimido el casco y la coraza con que algunos modernos representan a España, por ser estos atributos los menos propios al valor y para que represente mejor la Guerra de la Independencia en donde la nación se alzó sin más armas de defensa que su entusiasmo y valor. Hace referencia al pueblo de Bailén en su memoria que llevaba el agua al ejército español en medio del combate sin más armaduras de defensa que el amor patrio y sus humildes vestiduras.

Sigue diciendo que lleva sobre la cabeza una diadema señal de imperio y majestad y en su centro, el signo de un conejo, el más indispensable como demuestran todas las medallas romanas que simbolizan esta nación. Sobre la diadema tiene el lucero Hespero, astro que dio el nombre griego a nuestra nación, por su situación al occidente del mundo entonces conocido. En su mano izquierda tiene asido el escudo y apoyado en la tierra en señal de victoria. En el centro del escudo está grabada la victoria que representa que allí donde España dirige sus armas, sale victoriosa.

También explicaba el autor que a su lado iría un león en reposo como atributo de magnanimidad, fuerza y poder, teniendo a sus pies el trofeo del ejército vencido en Baylén. Todo esto fue lo que expuso en su explicación el escultor a los miembros de la Academia que tenían que estudiar los proyectos.

El 30 de enero de 1853 el escultor que presentaba el proyecto “Oportuno Auxilio”, Gabriel Astorga, cuyo taller y casa se encontraban en la calle Santa Ana nº 48 de Sevilla,   exponía su memoria acerca de lo que significaba su obra. Quería recordar con su monumento el motivo que le dio origen. También resaltaba que la España de aquella época carecía de ejército regular organizado, pero a la vez la unión, la libertad e independencia se armó en masa, siendo cada pueblo un pelotón del gran ejército que la nación formaba, y cada español un centinela siempre vigilante del enemigo.

Reunida la Comisión de escultura el 6 de marzo de 1853, presidida por el señor Marqués de Someruelos, para emitir un dictamen sobre las estatuas presentadas a concurso, vistas las obras y leídas las memorias, acordó proponer a la Academia que si bien está conforme en el mérito artístico de la que tiene por lema España Victoriosa, hay algunos individuos de la sección que tienen el escrúpulo de si está arreglada literal y materialmente a la segunda parte del programa. Aprobado el anterior dictamen se procedió a la votación. La España Victoriosa reunió veinte votos y la que tiene por título el Oportuno Auxilio ninguno, quedando por tanto adjudicado el premio a la primera. De la tercera obra no se dice nada en el expediente consultado. Abierto el pliego, resultó que el autor es D. Sabino de Medina y Peñas (1812-1888), hecho lo cual se le mandó notificación para hacérselo saber. 

El autor, alumno aventajado de Valeriano Salvatierra y de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, obtuvo la pensión para Roma en 1832 durante cuatro años, tras ganar el primer premio de clase primera de la Real Academia con el relieve Un episodio de la vida del rey niño Alfonso, cuando ya era ayudante de restauración de escultura del Real Museo. De vuelta en Madrid en 1838, fue nombrado académico de mérito por la escultura de la Real Academia de San Fernando. Posteriormente, fue reconvertido en académico de número, y se dedicó de lleno a esta corporación a lo largo de su vida. En 1841 el Regente del Reino, Espartero, le quiso conceder el cargo de Director de la Escultura de la Academia, pero con la mayoría de edad de Isabel II, las órdenes del Regente quedaron sin efecto y no llegó a ocupar el cargo. En 1849 fue nombrado director de modelado y composición, tras haber logrado que en 1844 la Reina lo nombrase escultor de cámara honorario[1]Su imagen es conocida a través de un excelente busto de mármol tallado en 1878 por el italiano Carlo Nicoli que se guarda en el Museo de la Real Academia de San Fernando[2].

El 30 de julio de 1853 se reúne la sección de escultura bajo la presidencia del Excmo. Señor Duque de Rivas para evacuar el informe sobre el boceto y la propuesta de precio hecha por el escultor premiado. Consideran admisibles todas las modificaciones que propone el autor el 12 de abril. Se suprime el león que en un principio iba a colocar junto a la estatua y se le sustituye por una bordadura de castillos y leones en la orilla del manto, y que no se altere el pago de ciento veinte mil reales de vellón a que asciende el presupuesto aprobado.

El diez de agosto se le da traslado al señor Ministro de Fomento de la propuesta de precio hecha por el escultor para ejecutar la obra con las modificaciones al boceto presentado. Este era el último trámite para que D. Sabino realizase la escultura que debía colocarse en la fuente de nuestra ciudad, que ya se encontraba construida desde finales de 1852. Pasan los años y la estatua no llegaba a Bailén por lo que el Ayuntamiento, según se recoge en el acta capitular de 10 de julio de 1858 acordó que conociendo que la escultura estaba terminada, elevaba una petición al Excmo. Señor Ministro de Gobernación y Obras Públicas, a fin de que se trasladase la estatua para ver cumplidos los deseos del Gobierno de S.M. y de este vecindario. El seis de febrero de 1859 la Real Academia da su aprobación a la estatua realizada por el escultor, aunque, la comisión aconseja al director General de Obras Públicas que, ante la fragilidad y delicadeza de la misma ya que estaba realizada en mármol de Macael, no se traslade a Bailén  y se conserve en un paraje más seguro en la corte, estando menos expuesta a perecer mutilada por manos ignorantes y destructoras y en su lugar propone colocar otra igual de hierro fundido.[1]


No obstante, según se recoge en la Memoria de las Obras Públicas en España en los años 1859[1] y 1860, la estatua fue colocada el día 26 de noviembre de 1859 y ya se le había abonado al escultor el importe acordado, después de descontar los gastos de conducción y colocación que ascendieron a 13488 reales. Al pasar la reina Isabel II por Bailén en 1862, la estatua ya presidía el centro de la plaza General Castaños, lugar donde hoy se encuentra; siendo una representación simbólica de nuestro pueblo y durante mucho tiempo “la Matrona del Paseo” ha sido para los bailenenses de todas las épocas la representación de nuestra célebre heroína María Bellido. Hoy por fin, la podemos contemplar completamente restaurada.



[1] Memoria de Obras Públicas en España en los años 1859-1860. Dirección General del Ramo. Madrid Imprenta nacional 1861.

 


[1] Legajo 2-28-4. Bailén. Fuente Monumental. Archivo Biblioteca la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. 1852-1853, 1859


[1] Azcue, L. en: El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, p.480.

[2] Azcue,L en: La Escultura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Catálogo y Estudio, Madrid, 1994, pág. 437. https://www.academiacolecciones.com/esculturas/inventario.php?id=E-074



martes, 5 de diciembre de 2023

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2024

 


CON LA VICTORIA DE SOMOSIERRA, NAPOLEÓN LLEGA A CHAMARTÍN

La batalla de Somosierra fue un enfrentamiento entre las tropas españolas al mando del general español Benito de San Juan y las fuerzas francesas del Grand Armée bajo el mando directo de Napoleón durante la Guerra de la Independencia española. ​ La batalla tuvo lugar el 30 de noviembre de 1808 en el puerto de Somosierra, en la sierra de Somosierra.

 A pesar de que el general San Juan había escogido una posición defensiva extremadamente fuerte, ​ la batalla resultó en una impresionante y totalmente inesperada victoria francesa, gracias completamente a la caballería polaca al servicio de Napoleón que realizó una carga sorpresiva contra un punto débil de las líneas españolas.​

La jornada avanzaba, eran las 11 de la mañana y al levantar la niebla Napoleón constató lo difícil y costoso que estaba resultando el ataque. Como era típico en él, ordenó otro ataque frontal, en este caso una carga a la compañía de Cazadores a Caballo que lo acompañaba como escolta. Esta carga fue deshecha por la artillería española a poco de comenzar, con grandes pérdidas. Es entonces que al parecer se recurrió al Tercer Escuadrón del Regimiento de Caballería Ligera Polaca de la División de Caballería de Lasalle, ese día de servicio junto al emperador.​

Eran 150 jinetes liderados por Jan Kozietulski, que recibieron la orden de tomar a toda costa las posiciones fortificadas de artillería española. ​ Napoleón dio la orden a pesar del distinto parecer de sus asesores, que juzgaban imposible tomar la posición con una carga directa. ​ Los polacos, deseosos de demostrar su valía ante el emperador, se lanzaron a la carga a través del puente, y después por un camino ascendente de fuerte pendiente. ​ A pesar de la pérdida de dos tercios de los jinetes, éstos consiguieron que los españoles perdieran su posición defensiva y los obligaron a retirarse del paso con ayuda de la División de Dragones de La Houssaye, que cargó en apoyo de los polacos. ​

Como resultado de la batalla, la villa de Madrid quedó totalmente abierta e indefensa al avance francés. y cuando Napoleón llegó a la ciudad el 1 de diciembre, comenzó a negociar su rendición con la junta pero pronto perdió la paciencia e inició un breve pero intenso bombardeo de la ciudad tras lo cual la junta se rindió incondicionalmente el día 4 de diciembre de 1808. Madrid entregaría 2.500 soldados regulares y 20.000 milicias y guerrilleros que fueron posteriormente desarmados y desbandados.


IMÁGENES DE LA RECREACIÓN DE SOMOSIERRA EN 2023






FUENTE  IMÁGENES DE LA RECREACIÓN: ABC 3/12/2023




lunes, 6 de noviembre de 2023

JORNADAS EUROPEAS "PATRIMONIO VIVO". VISITA A LOS ENCLAVES HISTÓRICOS DE LA BATALLA DE BAILÉN

 


    Ayer domingo se celebró una  Jornada de senderismo por el Campo de Batalla de Bailén como una actividad más de las Jornadas Europeas "Patrimonio Vivo" organizadas por la Consejería de Turismo, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía. 
    Desde la Concejalía de Patrimonio de nuestro Ayuntamiento se organizó esta jornada para recorrer los principales espacios históricos del campo de Batalla con el objetivo de mostrar la importancia que tuvo el conocimiento del terreno y la topografía para lograr la famosa victoria del 19 de julio de 1808. Con la colaboración de Miguel Ángel Alonso se visitaron los monolitos de la línea central, el del ala izquierda de las tropas españolas, el del Haza Walona, Zumacar chico y el del Cerro San Cristóbal. Los participantes resaltaron que la actividad les había resultado muy interesante.
  




sábado, 4 de noviembre de 2023

JUNIO DE 1808. EL ALCALDE DE ANDÚJAR CUMPLE LA PALABRA DADA AL GENERAL FRANCES CHABERT

Muchos protagonistas y testigos nos dejaron testimonio en sus escritos y memorias y, en especial, destacan los de los propios franceses que no esconden el comportamiento vergonzoso del Ejército francés en España y la reacción del pueblo español, ofendido y exacerbado por los sistemáticos saqueos, destrucción, asesinatos y violaciones. Lo curioso de este tipo de anécdotas y opiniones es que las encontramos de forma generalizada entre los escritos de los participantes franceses durante la guerra. Se pueden leer en las memorias de: Brun, Marbot, Husson, Clerc, Chevillard, Fée, Foy, Lejeune, Chabert... El máximo elogio lo dejó el propio Napoleón Bonaparte en las Memorias que escribió en Santa Elena: «Los españoles todos se comportaron como un solo hombre de honor». 

En 1808 el general Theodore Chabert comandaba la 2ª brigada de la división del general Barbou que formaba parte del Cuerpo de Ejército bajo el mando del general Dupont. Las tropas de la Brigada Chabert estaban compuestas por:  4.325 hombres y 60 caballos. 4º legión de reserva 2.458 soldados. Comandante: Mayor Teulet 4º Regto. Suizo 602 efectivos. Coronel Freuler. Chabert fue uno de los tres oficiales que negoció y firmó la capitulación de las tropas francesas tras su derrota en Bailen (1808). Esta circunstancia afectaría su carrera futura. Antes de estos hechos, según nos relata él mismo en sus Memorias, estaba acuartelado en la ciudad de Andújar cuando recibió orden de llevar sus tropas a la ciudad de Córdoba.

Chabert, no pudiendo trasladarlas consigo, confió la vida y seguridad de su esposa y su joven cuñada, junto con sus efectos personales, al alcalde, con quien estaba en buena relación aunque no ocultaba su apoyo a los insurgentes. El alcalde dio su palabra de hacer cuanto estuviera en su mano para proteger las personas y bienes a él confiados. Una vez que las tropas francesas abandonaron Andújar se presentaron en la ciudad las diferentes partidas de guerrilleros que abundaban por la zona. Reclutaron a toda la gente que pudieron para combatir a los franceses y exigieron al alcalde la entrega de los enfermos y heridos franceses que estaban en el hospital. Nadie se engañaba de cual sería el destino de estos desgraciados en manos de la guerrilla y la población de Andújar, con su alcalde a la cabeza, se negaron en redondo a entregarlos para que los aniquilaran.

La guerrilla se asombró de la unánime reacción y en vista del poco éxito afirmaron conformarse con las dos jóvenes francesas y los efectos del general Chabert. No se amilanó el alcalde ante esta nueva exigencia, al contrario, envió a las señoras y el equipaje del general a la cárcel de Andújar y allí se encerró dispuesto a defender con su vida la palabra dada. La guerrilla, admirando la resolución del alcalde, decidió que no merecía la pena y abandonó la ciudad cuando tuvieron noticias de la vuelta de las tropas francesas. Días después llegó el general Chabert con su brigada y, al devolver las vidas y bienes a él confiados dijo el alcalde a Chabert.

«He mantenido mi palabra. Dejo en sus manos el encargo que juré cumplir. Pero mis compatriotas han empuñado las armas en favor de su independencia. Puede verlos en esos cerros - se refería a los Visos de Andújar-. Ya sabe a quien me debo. Si caigo en sus manos recuerde lo que he hecho por usted». Y añadió Chabert a continuación: «Tal era, casi por lo general, la manera de ser de los españoles».

Fuente: El Debate. Fernando Prado