viernes, 8 de noviembre de 2013

UNA EXPOSICIÓN PARA EL RECUERDO: ALCÁNTARA, UNA LAUREADA DE VIDA”

  La exposición "Alcántara, una laureada de vida", que podrá verse en el Teatro Infanta Leonor de nuestra capital desde hoy día 7 hasta el 30 de noviembre, organizada por el Museo del Ejército, consta de 78 piezas, entre ellas el equipo de caballería de la época, sillas de montar, ametralladoras de la guerra de Marruecos, sables de distintas épocas, condecoraciones y fajines, además de insignias y otros pertrechos, acompañados de paneles explicativos, esculturas y pinturas. Evoca la gesta de este regimiento de caballería que, 91 años después, ha recibido la condecoración más alta de los Ejércitos, la Laureada de San Fernando.
La muestra explica qué es la Laureada de San Fernando, la historia del Regimiento desde su creación, algunas de sus intervenciones, como la de la Guerra de Cuba, y cómo es esta unidad en la actualidad, con su cuartel en Melilla.
Por otra parte, y en relación con ella se ha ofrecido hoy una conferencia  a cargo del Coronel D Jesús Martínez de Merlo con  título "Annual, sentimientos encontrados" y mañana día 8 en la sala de la Real Económica de Amigos del País se dará otra a cargo del General de División D. Enrique Vidal de Loño con el título  "Los héroes”.
 
 
IMÁGENES DE LA EXPOSICIÓN
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
    
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
BREVE HISTORIA DEL ACONTECIMIENTO
 El regimiento de Caballería cubrió, en 1921, la retirada de las tropas españolas, algo más de 5.000 hombres, tras el Desastre de Anual, con lo que evitó que el número de bajas fuese aún más elevado, pero con un coste tremendo ya que de sus 700 hombres solo salieron con vida unos ochenta.
El Regimiento Alcántara cubrió la retirada con sucesivas cargas de caballería contra un enemigo bien pertrechado, a cubierto y mejor posicionado que trataba de diezmar a las tropas españolas en retirada tras Anual.
El Alcántara, mientras la columna española conseguía cruzar el cauce de un río para ponerse a salvo, dio cuatro cargas consecutivas contra el enemigo que la acosaba, de tal modo que, con los caballos agotados, llegó a combatir al paso e incluso pie a tierra.
Finalmente llegaron al cuerpo a cuerpo y combatieron sable en mano hasta que obligaron a huir a los rifeños.
Esta acción, considerada por la historiografía militar como una de las mayores hazañas de la caballería española, mereció la Laureada con carácter colectivo, que le fue entregada a la unidad por el Rey el 1 de octubre del año pasado y que, según el reglamento, honra el "valor heroico en acciones excepcionales y extraordinarias en beneficio de España".