viernes, 28 de junio de 2013

RECREACIÓN DE LA BATALLA DE VITORIA


Vitoria revivió el pasado fin de semana la batalla que hace doscientos años se libró entre el ejército francés que escoltaba a José Bonaparte en su huida y un conglomerado de tropas españolas, británicas y portuguesas -y algunos alemanes- al mando del Duque de Wellington. Más de 400 recreadores procedentes de siete países europeos -los mismos que participaron- y de una docena de provincias españolas representaron algunos espisodios de la contienda, que culminó con la victoria aliada y acabó con la aventura napoleónica en España. 
 Miembros de los Regimientos Jaén 1808 y de la Reyna de nuestra asociación han participado en el evento junto con el resto de recreadores.

 La Puebla de Arganzón fue el primer escenario destacado de la cita. Allí, alrededor de 200 recreadores pasaron dos noches en un campamento francés. Las tropas llegaron el viernes 21 de junio y tras montar el campamento realizaron unos escarceos en el pueblo. La mañana del sábado, a las 12 horas, los ejércitos al completo, con alrededor de 400 soldados, recrearon la primera de las batallas. Esta puesta en escena tuvo lugar en las orillas del río. 

 El siguiente escenario de la Recreación fue las Campas de Armentia. Las tropas recrearon la Batalla de Vitoria desde las 19:30 horas del sábado. Al día siguiente, el domingo por la mañana se recreó la entrada del General Álava a la ciudad. Los más de 400 recreadores desfilaron hasta llegar a la Plaza de la Virgen Blanca donde fueron recibidos por la Asociación Histórica Vitoria 2013. Allí se les hizo entrega del Espadín y las condecoraciones. 

 Vitoria y Waterloo seguro que sonaron una y otra vez en la cabeza de Napoleón durante los seis años que duró su exilio antes de encontrarse con la muerte en la Isla de Santa Elena. Las dos ciudades dan nombres a dos de las batallas clave en la caída de su imperio y de su sueño. La Batalla de Vitoria librada el 21 de junio de 1813 supuso el comienzo del fin del imperio napoleónico y la expulsión del ejercito francés de España. En sus memorias, Napoleón dijo: "Esta maldita guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia. Todas las circunstancias de mis desastres se relacionan con ese nudo fatal. Destruyó mi autoridad moral en Europa, complicó mis dificultades, abrió una escuela a los soldados ingleses... Esta maldita guerra me ha perdido". 

Tras el fracaso en España, Napoleón caería derrotado en la Batalla de las Naciones, cerca de Leipzig, en octubre de 1813. En 1814 abdicó y se exilió a la isla de Elba, en la costa italiana, manteniendo su título de emperador. Pero en 1815 regresó de su exilio y una nueva coalición internacional formada por Austria, Rusia, Gran Bretaña y Prusia le declaró proscrito y decidieron formar una alianza para capturarle. Por ello desplegaron diversas fuerzas en los Países Bajos. Entonces, Napoleón decide atacar antes de que vuelvan a unirse todos los ejércitos. Serían los prolegómenos de la Batalla de Waterloo, en Bélgica, que terminó el 18 de junio de 1815, siendo desterrado por los británicos, esta vez a la isla de Santa Elena, en mitad del océano Atlántico, donde falleció en 1821. 

Imágenes: elcorreo.com. Página web de la Asociación Teodoro Reding. Página web del Ayuntamiento de Vitoria