jueves, 22 de noviembre de 2007

Las barracas ocupadas en Cabrera por los franceses hechos prisioneros en la Batalla de Bailén ya se pueden visitar


El yacimiento arqueológico del Pla de ses Figueres ha sido restaurado, musealizado y señalizado.

MARIANA DÍAZ
Los monjes bizantinos que vivieron en Cabrera en el siglo VII después de Cristo y los prisioneros franceses que fueron encerrados en la isla en el siglo XIX compartieron el mismo espacio físico. Hoy, tras varias campañas de excavación, el yacimiento arqueológico denominado La de eses Figueres, situado al lado de la playa, se puede visitar puesto que, tras su restauración, señalización y musealización, ha quedado listo para la visita.

La recuperación de los restos arqueológicos se hizo en base a un proyecto del Ajuntament de Palma, a cuyo término municipal pertenece la isla, y del organismo Parque Nacional de Cabrera. Al frente del mismo han estado los arqueólogos Magdalena Riera y Mateu Riera, que estos días se hayan inmersos en la investigación posterior a la excavación en basa a los materiales encontrados. El objetivo de esta última era «encontrar restos de una comunidad monástica bizantina», recuerda Mateu Riera. Pero al iniciar el trabajo de campo se encontraron con mucho más, huellas de diferentes momentos históricos como una factoría de salazones, «de época antigua, posiblemente romana, pero no podemos afirmarlo hasta que finalizemos la investigación que hacemos ahora»; también de «un posible taller de producción de púrpura», que podría pertenecer al paso de los vándalos (siglo IV después de Cristo»; la necrópolis bizantina del siglo VII, con la recuperación de cuatro tumbas de los monjes, hasta la barracas que ocuparon los franceses que fueron hechos prisioneros en la batalla de Bailén (1809). Entonces Cabrera se convirtió en un campo de concentración en el que permanecieron hasta 1814. [...]

Noticia recogida en: Última Hora Digital