sábado, 26 de enero de 2013

CELEBRACIÓN DEL 204 ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE ELVIÑA (LA CORUÑA)


Dentro del programa de actos de la conmemoración de la batalla de Elviña (La Coruña) el 22 de enero pasado se representaba la obra de teatro “La Muerte del General Sir John Moore y la Batalla de la Coruña 1809” a cargo del grupo de teatro de la Asociación “The Royal Green Jackets”.
La obra rememora uno de los capítulos más importantes de la ciudad de La Coruña en el año 1809, durante la Guerra de Independencia, al adquirir protagonismo en la campaña napoleónica en España. Los ejércitos francés e inglés se enfrentaron en Elviña, localidad próxima a la ciudad.
Al frente del ejército inglés se encontraba el general Sir John Moore, que ha dejado una huella muy especial en la historia de la ciudad. El objetivo que perseguía este valeroso general inglés era conseguir que sus tropas pudiesen embarcar en el puerto de La Coruña para regresar a Inglaterra. 
Al mando de las tropas francesas estaba el mariscal Soult, que quería impedir el embarque inglés a toda costa y tomar la ciudad. Durante los encarnizados enfrentamientos Sir John Moore resulta herido y muere desangrado, y es enterrado en el Jardín de San Carlos. Aún así consigue burlar al ejército francés y que sus tropas embarquen.
 
En la mañana del 16 de enero de 1809 los dos ejércitos se situaron uno frente a otro, los franceses en Peñasquedo y los británicos en las alturas cercanas al río Mero: era la batalla de Elviña . El enfrentamiento fue tan duro que, primero Baird y después el propio Moore, que presenciaban y dirigían a sus tropas, sufrieron heridas de tal gravedad que tuvieron que ser evacuados del campo de batalla. A lo largo de esta famosa y cruenta batalla se registraron un gran número de bajas entre ambos contendientes.
El General inglés, herido por una bala de cañón, fue trasladado a la casa del comerciante Genaro Fontenla, en medio del Cantón Grande, donde murió, desangrado, aquella misma tarde, tras haber dado una serie de instrucciones sobre el embarque de lo que quedaba de su ejército.

El grueso de las fuerzas británicas llegó a La Coruña e inició, rápidamente, su reembarque, pues ya habían llegado todos los transportes ingleses al puerto coruñés. Tan solo quedaron pequeñas unidades en Elviña, encargadas de retrasar, en lo posible, el inevitable avance francés sobre La Coruña. 
 
Se puede decir que en esta batalla no hubo ni vencedores ni vencidos porque ambos frentes consiguieron sus objetivos. Los ingleses lograron reembarcar sus tropas en La Coruña, mientras que los franceses expulsaron a los británicos y tomaron la ciudad para sus dominios.
La ciudad firma el 18 de enero las capitulaciones ante la presión de las tropas francesas. El 19 de enero de  1809 las tropas galas buscan alojamiento en la ciudad.
El 22 de enero las nuevas autoridades militares hacen prestar juramento de obediencia y fidelidad al hermano de Napoleón, José I.
 
Fuentes: Página Web del Ayuntamiento de la Coruña